Estado, Revolución y Construcción de Hegemonía - Álvaro García Linera.

Estado, Revolución y Construcción de Hegemonía – Álvaro García Linera.

Estado, Revolución y construcción de Hegemonía.

Conferencia inaugural de Álvaro García Linera, Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia en el VI Foro Internacional de Filosofía, Venezuela, 28 de noviembre de 2011.

Reseña biográfica de Álvaro García Linera extraída de http://www.vicepresidencia.gob.bo/ :

(Cochabamba, 19 de octubre de 1962)

Era de noche y parecía que todo estaba acabado… Obligado, a patadas, a mantenerme de pie y sin dormir todos esos días, torturado y amenazado con recibir una bala en la cabeza ante mi negativa de delatar a mis compañeros, tome una decisión: o bien me matan en ese instante o luego serían ellos los perdedores, ya que utilizaría cada átomo de la llama de la vida salvada para reconstruir y alcanzar nuestros sueños colectivos de un poder indígena.”

La vida de Álvaro García está marcada por la lucha por el poder de los pueblos indígenas y las clases trabajadoras. Uno de los momentos que recuerda permanentemente, como un hito en la construcción de su pensamiento y accionar político, es noviembre de 1979. Un instante de unidad y sublevación del proletariado minero y las comunidades indígenas, todos los elementos que confluyen a través de su vida: “Armé una imagen epopéyica de lo que sucedía. Era el despertar indígena. Se me convirtió en una obsesión entender qué significaba eso, era y hasta ahora soy un marxista seducido por la insurgencia indígena”.

Se autoidentifica como “marxista clásico” y la elaboración de su pensamiento proviene de sus primeros años de juventud, cuando se acercó a varios clásicos del conocimiento universal, como Kant, Hegel, Gramsci, Nietzsche y, por supuesto, Marx y Lenin. En 1981, partió con destino a México, para continuar con sus estudios en matemática en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde obtuvo su pregrado y postgrado. Allí encontró, además, respuestas a algunas de sus interrogantes, gracias al influjo de las guerrillas indígenas campesinas de El Salvador, Guatemala y por el movimiento nicaragüense. “En ese periodo hallé otra veta. Encontré explicaciones a muchas cosas que no pude con la izquierda boliviana de la Unidad Democrática Popular (UDP), del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), del Partido Socialista 1 (PS-1)”

Sin duda, su estadía en México influyó decididamente en él, sin embargo su lucha estaba en Bolivia y los acontecimientos lo convocaban, “la UDP iba a caerse y había que alistar una gran rebelión y sublevación”. A su retorno a Bolivia, en 1985, genera contactos con dirigentes campesinos y mineros que formaban parte de las estructuras políticas de los sectores populares del país. Entre ellos se encontraba Felipe Quispe. Desde entonces, inicia visitas a las comunidades indígenas y centros mineros para irradiar el discurso de la sublevación indígena y obrera para la toma directa del poder. Bajo esta ideología, un grupo de dirigentes y activistas, entre ellos Álvaro García, organizan los “Ayllus Rojos”. En esa época supo del dirigente cocalero Evo Morales que, aunque muy joven, se mostraba muy claro en la defensa de su sector.

Los postulados que presentaba Álvaro García por entonces eran realmente revolucionarios, a tal punto que quien más afectada se sintió fue la vieja izquierda tradicional boliviana, que no lograba salir de su anclaje en los postulados del Nacionalismo Revolucionario y los manuales vulgarizadores del pensamiento marxista. La idea de la comunidad indígena como espacio de creación revolucionaria incomodaba a más de un militante del Comintern.

Luego, Álvaro García forma parte de la fundación del Ejército Guerrillero Tupaj Katari (EGTK), cuyo objetivo era apoyar la insurgencia indígena. El núcleo central de esta organización son las comunidades aymaras del altiplano paceño. “El EGTK fue la estructura política militar más grande de cuadros políticos indígenas en los últimos 40 años en Bolivia, hasta que el MAS ganó las elecciones en 2005”. Hasta 1992, se dedicó casi exclusivamente a la organización y aporte ideológico al EGTK, en la permanente tarea de conciliar la teoría indianista con el marxismo, generando una praxis revolucionaria – comunitaria.

El 9 de marzo de 1992, los servicios secretos del estado boliviano detienen a Raúl García, hermano de Álvaro García, y a este último un mes más tarde (10 de abril), a quienes someten a tortura durante varios días, antes de presentarlos ante el ministerio público. En los meses que siguen muchos otros miembros del EGTK caen también prisioneros, entre ellos Felipe Quispe Huanca. Confinado junto a los principales dirigentes del EGTK a la cárcel de Chonchocoro, sin sentencia durante cinco años, Álvaro García tuvo el tiempo para leer y reflexionar profundamente la teoría marxista, llegando a la cúspide de la abstracción intelectual con su libro Forma Valor, Forma Comunidad, publicado mientras permanecía detenido. Paralelamente, el periodo de encierro significó para él un enfrentamiento permanente contra el pensamiento neoliberal. Muchos de sus escritos de esta época refieren a una feroz crítica al pensamiento de los liberales y los ex- izquierdistas reconvertidos a la moda del libre mercado. Desde la cárcel, se forma uno de los pocos bastiones en la lucha contra esta corriente ideológica y política, en tanto que para la mayoría de la izquierda tradicional fue más fácil sumarse a la ola neoliberal a cambio de unos centavos.

En 1997, por no haber alcanzado su juicio una sentencia, Álvaro García es liberado. El mismo año, Evo Morales es elegido diputado uninominal. Una vez en libertad, la tarea principal para Álvaro García es muy clara: reorganizarse; levantar nuevamente una estructura política capaz de hacer frente al embate liberal y retornar al proyecto de toma del poder por un bloque popular. Junto con Luis Tapia, Raúl Prada y Raquel Gutiérrez, entre otros, forma el grupo académico Comuna, en tanto nueva trinchera de combate a la ideología neoliberal. Paralelamente, es designado profesor en la Carrera de Sociología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), donde entabla un exquisito debate académico con destacados intelectuales como Alison Spedding, Silvia Rivera y Felix Patzi, al tiempo que realiza varias investigaciones relacionadas con la condición de la clase obrera en Bolivia. De la misma manera, su actividad política no cesa, en la medida en que participa activamente de los ampliados y congresos de distintas organizaciones sociales.

El año 2000, la historia del país dará un profundo giro, como la vida de Álvaro García. En abril de ese año, una gran revuelta popular agita al departamento de Cochabamba. La población se oponía a la privatización del agua; el gobierno reaccionó violentamente, era prácticamente lo último que quedaba por entregar al sector privado. Decenas de heridos es el saldo en las filas populares, sin embargo, por primera vez desde 1985, se impone la voz de los oprimidos. En el levantamiento participan activamente tanto Álvaro García como Juan Evo Morales, ya prominente dirigente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba. Entre septiembre y octubre del mismo año una inesperada movilización sacude las entrañas del país, al grito de “cerco a La Paz”, el mundo del temible willka se levantó una vez más, ahora al mando de Felipe Quispe Huanca, “El Mallku”. Quinientos años de indignación se hicieron sentir desde lo más profundo de Bolivia, un dirigente campesino quería hablar con Hugo Bánzer “de presidente a presidente”, los aymaras del altiplano de La Paz exigían ver la bandera indígena (wiphala) flameando en las instituciones públicas, querían a Tupaj Katari y Bartolina Sisa al lado de Bolivar y Sucre, querían refundar el país con ellos presentes, pedían tractores, créditos para los pequeños productores y otros setenta puntos.

Este es el episodio culminante en la larga batalla contra el pensamiento liberal, las condiciones sociales y materiales de la sociedad boliviana habían llegado al momento preciso en que era posible desbaratar todo el andamiaje ideológico liberal. Desde este momento Álvaro García, junto con los intelectuales de Comuna y otros, despliegan un conjunto de investigaciones y ensayos cuyo título común es Movimientos Sociales. Al plantear a éstos como la fuerza creadora de la sociedad y la expresión de las descomposiciones provocadas por el colonialismo perpetuo y el neoliberalismo, se sientan las bases académicas para la explicación de todos los fenómenos que se presentarán en los siguientes años en el país. El aparto ideológico liberal como sus intelectuales se fueron hundiendo en la misma medida en que ascendían los sectores populares en el camino a la toma del poder político.

En las elecciones generales del año 2002, por primera vez en la historia dos movimientos políticos indígenas, el MAS de Evo Morales y el MIP de Felipe Quispe, superan juntos la votación de cualquier otro partido político, sin embargo el 26% de los votos que suman ambas fuerzas no alcanzan para imponer en el gobierno a los sectores populares. Álvaro García apoya activamente a ambos movimientos en su proyección política, desde su condición de intelectual orgánico a los movimientos sociales. Paralelamente, se posiciona como reconocido analista político en medios de comunicación nacionales e internacionales. La guerra del gas, en octubre de 2003, dio nuevo ímpetu a los movimientos sociales y estableció el programa de cambios que requería el país en los próximos años. Sobre esta base, la participación activa de Álvaro García con los movimientos populares, coadyuvó a la definición de una nueva correlación de fuerzas.

En 2005, Evo Morales lo invitó a presentarse junto a él, como candidato a la Vicepresidencia, en las elecciones generales de diciembre. “Asumí la responsabilidad por defecto. Desde la adolescencia me imaginaba como un subversivo más, o sea pelear y morirme en la lucha por un gobierno indígena, que soñé desde mis 18 años. Ser ante todo uno de los ladrillos para construir esa sublevación.” El 18 de diciembre se cumplió su sueño más importante, se proclamó el primer gobierno indígena en el país, además la conquista fue aplastante, Evo Morales es el primer presidente electo con más del 50% de los votos en la historia de la democracia boliviana. Se estableció también el reto más importante de la vida de Álvaro García, tiene el deber de apoyar, con su vida si fuera necesario, al primer presidente indígena.

Un dirigente indígena y campesino es hoy presidente de Bolivia, la wiphala es símbolo patrio, Tupaj Katari y Bartolina Sisa héroes de la patria, la Constitución Política del Estado establece a Bolivia como un Estado Plurinacional Comunitario, dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional están copados por indígenas, campesinos, obreros y pequeños productores, los recursos naturales y las empresas públicas han retornado a manos de los bolivianos, junto con el desarrollo de al menos una docena de programas sociales destinados a favorecer a los sectores más humildes.

No lo mataron, ellos perdieron…